venres, 3 de maio de 2013

LOS DEL 97, "MIENTRAS DORMIMOS"

La razón del desorden de mi habitación
El sujeto nº 29 acababa de dormirse cuando Snape, de nombre Peine, comenzó su descenso hasta Valle Parqué. Su misión de esa noche era rescatar a Goma Del Pelo de la mesilla.
 Desde la otra punta del dormitorio, Zapatilla se levantó, y se colocó debajo de Snape, para que no cayera al suelo. A las 10:07 todos estaban en sus posiciones.
Con cuidado para no despertar al sujeto nº 29, Despertador y Tucán, la lámpara, extendían un hilo que se había ido soltando de Sábana.
Calcetín y Calcetina, desde Alfombra, vigilaban las operaciones, para evitar cualquier accidente o imprevisto. Chancla estaba también, preparada para la operación de vuelta.
De golpe, la puerta se abrió y entró mamá. Todos se hicieron los muertos.
-Clara, despierta.
-¿Qué pasa mamá?
-Te he dicho mil veces que no dejes todo tirado en el suelo antes de dormir, así que quiero que coloques esa pulsera, la chancla, la zapatilla y esos calcetines antes de dormirte.
-Pero mam…
-He dicho que lo hagas, y mañana ya hablaremos.
Celia Pérez Martínez 
XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX
Era domingo por la mañana, me acababa de levantar de la cama y aún estaba algo dormida. Fui caminando lentamente hacia el armario mientras bostezaba. Abrí la puerta y salió disparada hacia mí una camiseta. Me costó reaccionar, pero lo conseguí y me puse a gritar.
Estaba sola en casa y muy asustada por no saber lo que pasaba. Encendí la radio para distraerme y olvidar lo que había pasado, haciéndome a la idea de que todo habían sido imaginaciones mías.
Giré la cabeza de nuevo hacia el armario, no me lo podía creer, la ropa estaba bailando. En lugar de sentir miedo otra vez, me entraron muchísimas ganar de bailar también. Todo era muy extraño, yo moviéndome al ritmo de la música con prendas de ropa que tienen vida propia.
Grité, me levanté muy rápido de la cama. Todo había sido un sueño, había sido tan real. Lo pasé bastante mal, pero tengo que reconocer que hubiera sido divertido.
Irene  Gómez Rodríguez 
XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX
Todo parecía normal, un día cualquiera. Pero no lo era. Hacía unos días que la patética de mi hermana me desordenaba la habitación mientras dormía.
Como de costumbre me levanté, preparé el desayuno para mis hermanos y subí a la habitación para vestirme.
En el instante en el que abrí la puerta vi que algo se movía debajo de mi cama.
No voy a mentiros, tenía mucho miedo. Pero era mayor la intriga de saber qué era lo que acababa de mover mis sábanas. ¿Sería el travieso de mi perro Pancho?, ¿o quizás nos estarían invadiendo los extraterrestres?
Levanté las sábanas. Qué raro, allí solo estaba el osito que me regalara mi madre por el cumpleaños.
Justo entonces entró mi hermana corriendo por la puerta diciéndome que no lo tocara, que ese oso le había hablado por la noche.
Pensé que mi hermana mentía o se estaba riendo de mí, pero cuando ella salió por la puerta mi oso se levantó y empezó a bailar.
No me lo podía creer. Entonces seguro que había sido él quien cambiara las cosas de sitio todos estos días.
Marta Costa Gil  

Ningún comentario:

Publicar un comentario